Ajo – Comprar y Almacenar

Las cabezas de ajo deben ser firmes al tacto y redondas, con la piel de color claro. Es aconsejable evitar aquellos bulbos que empiezan a echar brotes.

Los bulbos de ajo se conservan bastante bien en un lugar frío y seco; si el ambiente es algo húmedo, echarán brotes fácilmente, pero si el ambiente es demasiado cálido los dientes de ajo pueden acabar convirtiéndose en un montón de polvo gris.