Puerros – Historia

Los puerros,al igual que el ajo y las cebollas, tienen una larga historia. Fueron cultivados abundantemente en el antiguo Egipto y también fueron consumidos y apreciados en los períodos griego y romano. En Inglaterra, hay pruebas de que fueron bastante apreciados durante la Alta Edad Media. A penas se los menciona más tarde, y los registros históricos sugieren que entre los siglos XVI Y XVIII comer puerros no se consideraba de buen gusto. De todos modos, aunque no gozasen de una gran reputación entre los caprichosos aristócratas, las clases populares rurales seguramente continuaron consumiendo puerros. Crecen en toda clase de climas y son lo suficientemente nutritivos por sí mismos para ser un buen alimento para una familia pobre. Fue probablemente durante esta época cuando se ganaron el sobrenombre de “el espárrago del pobre”, un apodo que dice más acerca del esnobismo de algunas personas que de las propiedades de los puerros. Muchos topónimos ingleses, como Leighton Buzzard y Leckhamps tead tienen un nombre que deriva de la palabra inglesa que significa puerro “Ieek”, y esta planta ha sido el emblema nacional de Gales durante cientos de años.