Apio – Preparacion

Si es necesario, lave el apio y separe los pedúnculos, recortando la base con un cuchillo afilado. Corte el tallo a rodajas finas o gruesas, según exija la receta. Cuando se sirve el apio crudo y entero, hay que descartar los “hilos” exteriores, tirando de ellos desde la base.