Patacas o Aguaturmas – Coccion

Las patacas se pueden preparar de muchas de las maneras que se preparan las patatas o las chirivías. Resultan excelentes asadas, salteadas o rebozadas con huevo y harina y fritas (en este caso es mejor hervirlas antes ligeramente, unos 10-15 minutos, hasta que estén lo bastante tiernas).

Para hacer crema o mousse de pataca, mezcle mitad y mitad de patacas y patatas; de este modo se suaviza un tanto su sabor, con lo que se consigue una guarnición que puede acompañara muchos platos sin que su sabor se haga notar excesivamente.

Patacas o Aguaturmas – Preparacion

La pulpa blanca de las patacas se vuelve marrón violácea cuando se expone a la luz,por lo que al pelarlas o cortarlas a rodajas,cuando son crudas, se echan en un bol con agua acidulada (agua con el zumo de medio limón).

Como las patacas son tan nudosas, es preferible hervirlas sin pelar en agua acidulada y pelarlas cuando estén frías. Una vez hervidas, la piel se desprende con mucha facilidad

Patacas o Aguaturmas – Comprar y Almacenar

La mejor época para las patacas es durante el invierno y a principios de la primavera. Son invariablemente muy nudosas,pero en la medida de lo posible procure comprar las que tengan menos nudos para aprovecharlas al máximo.

La piel tiene que ser de un color marrón claro sin manchas oscuras ni claras. Si se guardan en un lugar frio y sin luz pueden conservarse perfectamente unos 10 días

Patacas o Aguaturmas – Historia

Se cree que las patacas proceden de las regiones del centro de Estados Unidos y de Canadá, donde los indios americanos las cultivaban en el siglo Xv. De todos modos, muchos autores creen que provocan flatulencias, lo que ha reducido su popularidad.

Patacas o Aguaturmas – Introduccion

Las patacas, también llamadas aguaturmas o alcachofas de Jerusalén, están relacionadas con el girasol y no tienen nada que ver con Jerusalén. Una explicación de su nombre es que fueron bautizadas como girasoles de Jerusalem ya que sus flores, de color amarillo, giran siguiendo la dirección del sol.

Estos tubérculos pequeños y nudosos tienen un sabor maravillosamente peculiar y son excelentes como parte de la sopa Palestina, una receta popular clásica, Es tán deliciosas también asadas al horno o cocidas en su jugo.

Chirivias – Coccion

Las chirivías asadas quedan mucho mejor si se hierven ligeramente unos minutos antes de echarlas al guiso. Las chirivías muy jóvenes pueden asar, se enteras,pero las más grandes es mejor partirlas por la mitad o a cuartos en sentido longitudinal. Aselas con mantequilla o aceite durante unos 40 minutos en el horno precalentado a 200°C(Gas6).

Para hervir chirivías, córtelas a trozos y hiérvalas durante 20 minutos. Si se hierven lentamente mantienen s forma, aunque al añadirlas a una cazuela para hacer un guiso acaban deshaciéndose. No se preocupe por ello; las chirivías necesitan tiempos de cocción muy largos para que su sabor se mezcle con el de los demás ingredientes.

Chirivias – Preparacion

Las chirivías muy pequeñas apenas necesitan ser peladas; simplemente,corte las puntas y prepárelas según exija la receta. Las medianas o grandes tienen que pelarse. En este caso, también se descarta la parte leñosa central; si ésta se corta antes de la cocción, las chirivías se cuecen más rápida y homogéneamente.

Chirivias – Comprar y Almacenar

Las chirivías son un producto de invierno, aunque hoy están en el mercado todo el año.

Se dice que las mejores chirivías son las que se cosechan después de la primera helada, pero a muchas personas les encantan las chirivías más tiernas que se cosechan a principios del verano.

Cuando las compre elíja las pequeñas o medianas, pues las más grandes son bastante fibrosas.Tienen que ser firmes al tacto, un color marfileño claro y no tener raíces germinantes. Guárdelas en un lugar frío, una despensa, donde pueden mantenerse 8 o 10 días.

Chirivias – Historia

Los romanos ya cultivaban las chirivías y las empleaban en sus caldos y guisos. Tras conquistar la Galia y Bretaña,los romanos descubrieron que los tubérculos que se cultivaban en las regiones del norte tenían un sabor mejor que los del sur.

Seguramente fueron ellos quienes decretaron que lo mejor era comer las chirivías inmediatamente después de las primeras heladas. Durante toda la Alta y hasta principios de la Baja Edad Media,las chirivías fueron el principal tubérculo feculento que consumieron las clases populares(la patata todavía no había sido introducida).No solamente eran fáciles de cultivar, sino que constituían un magnífico alimento para los peores meses del invierno. También eran muy valoradas por su alto contenido en azúcar.

Las recetas dulces de chirivía en forma de mermeladas y postres se convirtieron en parte de la cocina inglesa tradicional, y se usó también comúnmente para elaborar vino y cerveza. El vino de chirivía, con su hermoso color dorado y su rico sabor a jerez, sigue siendo todavía uno de los más populares en ciertas regiones vinícolas.