Chirivias – Historia

Los romanos ya cultivaban las chirivías y las empleaban en sus caldos y guisos. Tras conquistar la Galia y Bretaña,los romanos descubrieron que los tubérculos que se cultivaban en las regiones del norte tenían un sabor mejor que los del sur.

Seguramente fueron ellos quienes decretaron que lo mejor era comer las chirivías inmediatamente después de las primeras heladas. Durante toda la Alta y hasta principios de la Baja Edad Media,las chirivías fueron el principal tubérculo feculento que consumieron las clases populares(la patata todavía no había sido introducida).No solamente eran fáciles de cultivar, sino que constituían un magnífico alimento para los peores meses del invierno. También eran muy valoradas por su alto contenido en azúcar.

Las recetas dulces de chirivía en forma de mermeladas y postres se convirtieron en parte de la cocina inglesa tradicional, y se usó también comúnmente para elaborar vino y cerveza. El vino de chirivía, con su hermoso color dorado y su rico sabor a jerez, sigue siendo todavía uno de los más populares en ciertas regiones vinícolas.