Boniatos o Batatas – Historia

Los boniatos son originarios de la América tropical, pero actualmente se cultivan en todas las regiones tropicales del mundo.
Se han cultivado en América del Sur desde antes de los tiempos de la civilización inca, y fueron introducidos en España antes incluso que la patata.
También tienen una larga historia de cultivo en Asia, habiéndose extendido desde la Polinesia a Nueva Zelanda durante el siglo XIV.
Son un alimento básico en muchas zonas del Caribe y del sur de Estados Unidos, y son muchas las recetas famosas en las que intervienen como ingrediente.
Los boniatos confitados, por ejemplo, son una guarnición tradicional de la carne de pavo o cerdo que se sirve en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias, mientras que en Jamaica y en las Indias Occidentales abundan los platos con boniato dulce, tanto si es hervido o en forma de budín (como en el Caribbean Pudding, un plato típico cuyos ingredientes básicos son el boniato, el coco, la lima y la canela).
Según parece, los boniatos fueron introducidos en Inglaterra incluso antes que las patatas. Se dice que al rey Enrique VIII le encantaban cocidos al horno en forma de pastel, y estaba convencido de que tenían virtudes afrodisíacas.
Si Enrique VIII comía boniatos a principios o mediados del siglo XVI, es muy probable que los hubiese conocido gracias a los españoles, quienes, por medio del gran explorador Cristóbal Colón, que conquistó gran parte del Nuevo Mundo, pudieron probar y saborear verduras y frutas de origen tropical.