Espinacas – Preparación y Cocción

Lávelas bien en un recipiente con agua fría y elimine los tallos demasiado duros o grandes.
Ponga las hojas en una olla grande solamente con el agua que hayan absorbido y déjelas cocer a fuego lento con una pizca de sal.
Cubra la olla para que las espinacas se cuezan en su propio vapor y agite de vez en cuando la olla para evitar que se peguen al fondo de la misma. Se cuecen en 4-6 minutos, encogiendo en el proceso aproximadamente una octava parte de su tamaño original.
Déjelas escurrir y elimine el líquido que hayan absorbido presionando con el dorso de una cuchara. Las espinacas pueden usarse de una gran variedad de maneras.
Pueden cortarse a trozos y servirse con mucha mantequilla, o servirse acompañando a otras verduras como unas Verduras de Hoja, zanahorias tiernas o unas habichuelas. También pueden cortarse las espinacas finamente, mezclarse con queso parmesano rallado, sal y pimienta y un poco de nata, si se quiere, y usarse como relleno para hacer una frittata o una tortilla de espinacas. Otra posibilidad es convertirlas en puré para hacer salsas o mezclarla en sopas. Las espinacas son deliciosas crudas, acompañadas con croutons o trocitos de bacon fritos. Una ensalada de espinacas frescas es deliciosa debido a que las hojas tienen un justo equilibrio en su sabor: fuerte pero no excesivamente.