Rábanos – Introducción


Los rábanos se cultivan sobre todo por su tubérculo picante, que normalmente se ralla y se mezcla con nata, aceite y vinagre y se sirve con carne asada.

Los rábanos frescos se encuentran en muchos supermercados en primavera, y usted mismo puede preparar una salsa de rábanos simplemente pelando el tubérculo y mezclando luego unas 3 cucharadas de rábano rallado con unos 150 mililitros (2/3detaza) de nata batida y un poquito de mostaza de Dijon, vinagre y azúcar al gusto.
Además de ser excelente para acompañar platos de ternera fría o caliente, la salsa de rábanos resulta deliciosa con platos como una trucha o una caballa ahumada, o simplemente esparcida por encima de unos canapés cubiertos con una capa de paté fino.