Aguacate – Comprar y Almacenar

El principal problema al comprar aguacates es que nunca están todo lo maduros que uno quisiera que estuvieran. ¿Cuántas veces habrá usted visto a un comprador parado ante los estantes de frutas del supermercado buscando esa criatura rarísima que es una guacate en el grado adecuado de maduración? La mayor parte de las veces están duros como piedras o están blandos y con todos los signos de haber dejado atrás su mejor momento. Lo mejor, en estos casos, es comprar los aguacates unos días antes de cuando vamos a necesitarlos.
Un aguacate verde tardará en madurar entre 4 y 7 días, a temperatura ambiente. Una vez esté maduro, es posible tenerlo en la nevera unos cuantos dias, pero es preciso planificar las cosas con bastante antelación si se quiere poder utilizar los aguacates en su punto idóneo de maduración.
La única alternativa es dar vueltas y más vueltas hasta encontrar ejemplares perfectamente maduros, pero no pasados. Un aguacate perfecto tiene que tener la piel sin ningún tipo de mancha o imperfección, ni marcaduras de color marrón o negro.
Si está maduro, tiene que “resistir” ligeramente al tacto, pero sin llegar a ceder tanto que podamos considerarlo blando. Los aguacates excesivamente maduros hay que rechazarlos sin más consideraciones, por muy generoso que sea el descuento que nos ofrezca el verdulero para que nos los quedemos, pues su pulpa tendrá un aspecto desagradablemente marronoso y fibroso, y los pocos trozos de pulpa que conseguirá salvar una vez eliminada la parte mala, serán blandosy pastosos.