Berenjenas – Preparación

Al freír berenjenas cortardas a rodajas, es buena idea salarlas para reducir algo su grado de humedad y evitar que absorban cantidades enormes de aceite durante la cocción (de todos modos absorberán aceite, pero salándolas reducimos su capacidad de absorción).
La salazón solía aconsejarse para reducir el amargor de la pulpa, pero hoy las variedades comercializadas son raramente amargas.
Para salar berenjenas, córtelas a rodajas o en segmentos y spolvoréelas generosamente con sal. Déjelas escurrir en un colador durante una hora y luego exprima con cuidado cada rodaja para extraer la humedad acumulada o séquelas con cuidado golpeándolas contra un trozo de muselina.