Berros – Comprar y Almacenar

Compre solamente berros que tengan un aspecto magnífico cuanto más verdes y grandes sean las hojas, mejor. Evite aquellos que tengan las hojas marchitas o amarillentas.
Se pueden guardar durante varios días en la nevera o, aún mejor, metidos en remojo en un bol con agua fría en un lugar con poca luz.