Calabazas de Invierno – Historia

La tradición americana de comer calabaza el día de Acción de Gracias proviene de los iempos de los “Pilgrim Fathers“, los primeros colonos que se establecieron en Nueva Inglaterra y proclamaron ese día como día de oración y de agradecimiento a Dios por las cosechas.

La tradición primitiva era servir la calabaza con la parte del tallo cortada, sin pepitas, rellena de leche, miel y especias y cocida hasta que estaba tierna. La costumbre de comer calabaza el día de Acción de Gracias se ha mantenido, aunque hoy en día se prepara de otra forma: la pulpa de la calabaza hervida se convierte en puré y se utiliza como relleno de diferentes clases de tartas y empanadas.