Calabazas Verdes y de Verano – Introducción

La calabaza de agua se clasifica como una de las calabazas de verano, aunque de hecho es uno de los parientes pobres de la familia de las cucurbitáceas. La mayor parte de su pulpa comestible es agua y en el mejor de los casos es una verdura más bien sosa o ligeramente dulce.
En el peor resulta insípida y, en caso de cocción excesiva (algo que suele ser muy frecuente), completamente carente de sabor. Las calabazas de agua pueden prepararse rellenas, aunque ello implica un enorme gasto de energía con una recompensa realmente muy escasa.
La mejor manera de sacarle partido a una calabaza de agua es hervirla a fuego lento con un poco de mantequilla y sin añadir nada de agua, para que se cueza en su propio jugo.