Cardo Suizo – Introducción

El cardo suizo es una de esas verduras que necesitan mucha agua cuando crecen. Los horticultores suelen tenerle a esta planta mucho cariño, no sólo porque es deliciosa para el consumo sino también porque puede ser visualmente muy espectacular.
El cardo suizo se compara a menudo con la espinaca. Las hojas tienen similaridades, aunque de hecho no estén relacionadas y el cardo pertenezca a un tipo de especie de una escala muy distinta. Las hojas de cardo suizo son grandes y carnosas, con unos costillares blancos muy característicos, y su sabor es más intenso que el de las espinacas.
En Francia, lo cuecen al horno con arroz, huevos y leche en platos como los tians, o también cocido y usado como ingrediente de una tarta típica de Niza, tourte de blettes, que es una tarta dulce con un relleno a base de pasas, piñones, manzanas y cardo suizo, todo ello ligado con huevo.
También se combina a menudo con huevos en forma de diferentes tortillas. El cardo suizo es un miembro de la familia de la remolacha, y se lo conoce con nombres alusivos a ello, como remolacha-col marina o remolacha-espinaca. El cardo rubío ruibarbo tiene unos costillares de color rojo, y tanto él como el cardo­remolacha se cultivan a menudo como plantas decorativas, pero ambos tienen el mismo sabor, y se cultivan solamente por sus hojas.