Chiles – Preparación y Cocción

La capsicina de los chiles se concentra en la parte del meollo que hay dentro de las vainas, por lo que éste debe descartarse, al igual que las semillas, a menos que se pretenda que sean lo más picantes posible. La capsicina irrita la piel, especialmente los ojos, por lo que conviene tener mucho cuidado al manejar chiles.
Para hacerla hay que usar guantes de cocina o lavarse bien las manos después de manipularlos. Si se frota los ojos después de tocar chiles, seguro que lo lamenta aunque se haya lavado bien las manos.
En la cocina mexicana los chiles desempeñan un papel fundamental. Es difícil pensar en un plato típico mexicano que no contenga chiles frescos o en lata, se cosomolidos. Además de las mexicanas, otras cocinas sienten un apego especial por el chile. Son esenciales para elaborar curries y otros platos propios de la cocina hindú y del extremo Oriente, y también se usan en las cocinas criolla y caribeña.
Si usted está acostumbrado a las comidas fuertes y las tolera bien, no hay razón para que se prive de utilizar tantos chiles como quiera. Pero hay que usarlos con discreción, por que si se equivoca en las medidas, puede resultar un plato tan picante que sea incomestible.