Col – Historia

La col tiene una historia larga y variada y como son muchas las variedades que se engloban bajo el nombre genérico de “brassica”, no tenemos la certeza de si la variedad que saborearon griegos y romanos es la misma de hoy o alguna variedad más parecida a la col rizadao incluso a la colchina.
Las coles redondas cuyo consumo es hoy más habitual fueron un alimento importante durante los últimos tiempos de la Antigüedad, y durante los primeros de la Edad Media eran muy abundantes, como se puede comprobar al estudiar las pinturas de aquel período. En muchas de estas pinturas aparecen mesas de cocina o cestos llenos a rebosar de frutas y
hortalizas, y las coles, en todas sus formas y variantes, son uno de los productos que están más a menudo representados.
Las recetas medievales aconsejan cocer las coles con puerros, cebollas y hierbas. En aquellos tiempos en que, excepto los más acaudalados, se preparaban todas las comidas en un solo recipiente, lo lógico es asumir que las coles se cocían durante mucho rato y a fuego muy lento hasta tiempos muy recientes.