Col – Introducción

Una col, cortada a rodajas y cocida, puede ser crujiente y con un sabor suave y agradable, o demasiado cocida y horrible.

La col y otras plantas de la misma especie contienen una sustancia química sulfuro de hidrógeno que se activa con la cocción cuando la verdura se empieza a reblandecer, Al final acaba desapareciendo, pero mientras no lo hace la col adquiere una desagradable y característica fetidez.
Hay que cocerla o muy poco, o muy despacio, junto a otros ingredientes, para que los olores de éstos atenúen el de la col.