Col – Variedades

Col de Saboya:

También llamada col lombarda. Es una variedad de col con las hojas plisadas o rizadas. Tiene un sabor suave y es especialmente tierna, por lo que necesita un tiempo de cocción menor que otras variedades.
Coles de primavera:
Tiene unas cabezuelas sueltas cuyo inferior es de color entre verde y amarillo claro. Se encuentran en primavera y resultan deliciosas cortadas a rodajas y cocidas al vapor y servidas con mantequilla.
Col Verde:
Las coles tempranas, o de primavera, son de color verde oscuro, de hojas sueltas y tienen una cabezuela ligeramente en punta. Tienen un cogollo pequeño o inexistente, ya que se cosechan antes de que éste haya tenido tiempo de desarrollarse.
De todos modos, es un tipo de col de las mejores y todas sus hojas, excepto las más externas, suelen estar tiernas. A medida que va avanzando la estación, se pueden encontrar coles más grandes, firmes y de color verde más claro. Son un poco más duras que las coles de primavera y necesitan tiempos de cocción más largos.
Col Roja:
Es una variedad de col de color muy atractivo y con las hojas firmes y lisas. El color se desvanece con la cocción a menos que se añada vinagre al agua. Puede conservarse o guisarse con hierbas aromáticas y especias.
Col Blanca:
Llamadas coles holandesas, tienen unas hojas de color verde claro y firmes. Están disponibles durante todo el invierno.
Son tan buenas crudas como cocidas. Para cocerlas, se cortan en finas rodajas y se cuecen al vapor y se sirven con mantequilla. Para comerlas crudas se cortan a rodajas finas, y se utilizan en ensaladas con zanahoria y mahonesa.