Habas – Introducción

Una de las ventajas de tener su propio huerto es descubrir lo deliciosas que pueden llegar a ser determinadas verduras cuando son recién recolectadas.
Es especialmente cierto por lo que respecta a las habas, que frescas tienen un estupendo sabor dulce que desgraciadamente nunca se conserva cuando están congeladas.
Si cultiva sus propias habas o las consigue frescas, no se preocupe por las recetas: hiérvalas hasta que estén tiernas y sírvalas con mantequilla. ¡Será una auténtica revelación! Las habas son uno de los ingredientes más versátiles de la cocina internacional. Pueden usarse para hacer sopas y potajes y pueden convertirse fácilmente en puré.