Habichuelas – Introducción

Las habichuelas son nativas de América del Sur, donde se han cultivado desde hace más de dos mil años, y hay pruebas arqueológicas de una existencia aún mucho más antigua. Es una de las verduras más populares.
La mayoría de los horticultores aficionados o domésticos tienen una parcelita donde las cultivan porque es muy fácil y, como todas las legumbres, sus raíces contienen bacterias que ayudan a renovar el nitrógeno del suelo.
Las habichuelas tienen un sabor y una textura más robustos que las judías francesas y se distinguen de las judías verdes en varios sentidos: normalmente son más grandes, tienen las vainas más largas y planas, su piel tiene una textura algo más rugosa, aunque en el caso de los especímenes más jóvenes, esta diferencia se reduce durante la cocción, y contienen unas semillas de color morado en el interior de las vainas, a diferencia de las judías verdes, cuyas semillas son blancas o verde claro. De todos modos, las habichuelas son de la misma familia que las judías verdes.