Lechuga – Historia

Una característica de la lechuga que la distingue de todas las demás clases de verduras es que solamente es posible comprarla de una forma: fresca.
La lechuga se cultiva desde hace miles de años. En tiempos de los egipcios era una planta que se consagraba al dios de la fertilidad, ante cuyo altar se transportaban ceremoniosamente cajas llenas a rebosar de lechugas.
Por aquel entonces se consideraba a la lechuga como un poderoso afrodisíaco, aunque para los griegos y los romanos la planta tenia unas propiedades completamente opuestas; consideraban que tenía, efectos soporíficos.
Actualmente los químicos han confirmado que la lechuga contiene una sustancia hipnótica relacionada con los opiáceos, y en los libros de hierbas medicinales la lechuga se recomienda como un buen remedio contra el insomnio.