Lechuga – Variedades

Hay cientos de variedades distintas de lechuga.
Hoy en día, un número cada vez más rande están disponibles en las verdulerías y supermercados, de modo que las ensaladas fácilmente están llenas de color y textura. Lechugas redondas A veces denominadas lechugas de col o de cogollo, este tipo de lechugas tienen una forma parecida a una col o repollo. Entre las más conocidas se cuentan:
Lechuga Verde:
Es la clásisa lechuga que se cultiva en los huertos. Tiene un cogollo de color claro rodeado por hojas. Tiene un sabor muy agradable cuando es fresca.
Lechuga Rizada:
Las lechugas rizadas, como por ejemplo la Iceberg, tienen una textura muy crujiente y mantienen toda su vitalidad mucho después de que la más fresca de las lechugas verdes se haya vuelto totalmente mustia.
Lechugas de Tallo:
Son lechugas sin un cogollo central y con las hojas poco prietas.
Entre ellas destacan las variedades italianas conocidas como 100 rosso y 10110 biondo, además de la lechuga de hoja de roble y la lechuga roja de ensalada. Aunque no son especialmente notables por su sabor, tienen un aspecto impresionante.
Lechugas romanas:
La lechuga de Cos o lechuga romana es la única que era conocida en la antigüedad. Se la denomina Cos, por la isla griega donde la encontraron los romanos; y lechuga romana, porque así la llamaron los franceses cuando los romanos la introdujeron en Francia. Ambas formas tienen unos corazones largos y erectos.
Lechuga de Cos:
Se considera como la más deliciosa de todas las lechugas. Tiene una textura firme y un delicioso sabor a nuez. Es la lechuga perfecta para preparar una Ensalada César, una de las ensaladas más clásicas.
Cogollitos:
Los cogollitos tienen la apariencia de un cruce entre una lechuga romana joven y una lechuga verde de hojas más recogidas. Sus corazones son muy firmes y con un excelente sabor. Como otros tipos de lechuga de corazón compacto pueden usarse crudas o cocidas.