Okra – Preparación y Cocción

Cuando hierva una okra entera, corte la parte superior de la vaina, pero sin dejar expuestas las semillas del interior, si no quiere que el líquido viscoso que contienen rezume en el plato. Si eso es precisamente lo que quiere conseguir, corte la vaina a trozos más o menos gruesos, en función de lo que requiera la receta.
Si quiere descartar parte de este líquido, ponga primero la okra en remojo con agua acidulada (agua con unas gotas de zumo de limón) durante una hora más o menos.
Las semillas de okra o quingombó pueden cocerse al vapor, hervirse o pasarse por la sartén, y luego mezcladas con otros ingredientes. Cocida entera, la okra no estan mucilaginosa, y resulta agradablemente tierna.
Tanto si se cuece entera como si se corta a trozos, se puede intensificar su sabor con un poco de ajo, de jengibre o de chile. También puede cocerse al estilo indio con cebollas, tomates y especias picantes.