Ortigas – Introducción

A los aficionados a comer productos silvestres les gustan mucho las ortigas, probablemente porque son muy abundantes y les satisface algo que la mayoría de la gente suele evitar. Una vez cocidas, el efecto picante desaparece por completo.
Las ortigas se recogen cuando son muy jóvenes y el mejor modo de utilizarlas es para hacer una sopa con ellas.