Pepino – Introducción

Según los chinos, los alimentos se deben valorar por su sabor y por su textura. Los pepinos tienen una texturá singular y un sabor agradablemente fresco. Una merienda a base de rodajas de pepino finamente cortadas entre dos rebanadas de pan untadas con mantequilla proporciona una sinfonía de contrastes: la blandura del pan, la cremosidad de la mantequilla y la crujiente textura del pepino.