Pimientos – Preparación y Cocción

Para preparar pimientos rellenos, se corta la parte del rabillo y se extrae la parte interior con el meollo y las semillas. El corazón y las semillas se extraen muy fácilmente cortando los pimientos por la mitad, a cuartos o a rodajas.
Son muchísimas las formas de cocción de los pimientos. Cortados a rodajas, pueden freirse con cebolla y ajo en aceite de oliva y guisarlos con tomate y hierbas aromáticas. Este es el procedimiento básico para hacer la ratatouille, a la que se le pueden añadir calabacines o también berenjenas. Los pimientos pueden asarse también con los ingredientes de la ratatouille o con cebollas y ajo. Se cortan a trozos grandes, se colocan en una fuente y se rocían con aceite de oliva, albahaca y otros condimentos. Se asan en el horno muy caliente (220°C, Gas 7)durante unos 30 minutos, y hay que ir dándoles la vuelta de vez en cuando. Los pimientos asados a la parrilla son un plato deliciosamente exquisito. Una vez asados se pueden pelar y añadirse a una ensalada.
Cómo Pelar Pimientos
Se cortan los pimientos a cuartos en sentido longitudinal y se asan en la parrilla, con la parte de la piel hacia arriba, hasta que la piel queda uniformemente chamuscada y cubierta de ampollas. Se colocan luego en una bolsa de plástico y se cierra ésta haciendo un nudo no muy fuerte. Se dejan en reposo unos cuantos minutos y luego se sacan de la bolsa. La piel puede extraerse entonces fácilmente.