Plátanos y Bananas – Preparación

Plátanos Grandes:
Son extraordinariamente crudos y hay que cocerlos antes de poderlos consumir. A menos que estén muy maduros, la piel es dificil de arrancar En los plátanos grandes amarillos y verdes, se corta el fruto en varios trozos, se hace una incisión siguiendo la línea de la nervadura de cada trozo. Luego se separa la piel de la pulpa y se tira de la primera hasta desprender la completamente.
Una vez pelados, se cortan a rodajas y luego se asan o se fríen. Igual que las bananas, los plátanos se decoloran al poco rato de pelarlos, por eso, sino hay que usarlos inmediatamente, lo mejores rociarlos con un poco de zumo de limón o sumergirlos en un bol con agua salada.
Bananas Verdes:
Se preparan de modo similar a los plátanos de cocinar y como éstos, no es conveniente comerlas crudas; normalmente hay que hervirlas primero, tanto con piel como peladas, según indique la receta. Si se quiere hacer que los trozos de banana queden crujientes, hay que utilizar un pela verduras y cortarlas a rodajitas que sean lo más finas posible. Para cocer plátanos de cocina o bananas verdes con su piel, hay que hacer una incisión longitudinal en la misma, y ponerlos en un bol con agua salada, llevar ésta a ebullición y dejarlos hervir a fuego lento durante unos 20 minutos, hasta que estén tiernos, y luego dejarlos enfriar. La piel puede sacarse entonces con más facilidad, antes de cortarlos a rodajas.