Acedera – Introducción

La acedera no es una planta fácil de encontrar en el mercado, ni siquiera en Francia, donde es muy apreciada. De todos modos, crece de manera natural en suelos fríos y puede cultivarse también en el huerto.
Sus hojas son deliciosas en ensaladas y, cuando no son tan jóvenes, se usan para elaborar sopas o salsas para acompañar pescado. Tienen un fuerte y característico sabor alimonado, que suele moderarse mezclándo las con huevos y nata.