Patacas o Aguaturmas – Coccion

Las patacas se pueden preparar de muchas de las maneras que se preparan las patatas o las chirivías. Resultan excelentes asadas, salteadas o rebozadas con huevo y harina y fritas (en este caso es mejor hervirlas antes ligeramente, unos 10-15 minutos, hasta que estén lo bastante tiernas).

Para hacer crema o mousse de pataca, mezcle mitad y mitad de patacas y patatas; de este modo se suaviza un tanto su sabor, con lo que se consigue una guarnición que puede acompañara muchos platos sin que su sabor se haga notar excesivamente.

Patacas o Aguaturmas – Preparacion

La pulpa blanca de las patacas se vuelve marrón violácea cuando se expone a la luz,por lo que al pelarlas o cortarlas a rodajas,cuando son crudas, se echan en un bol con agua acidulada (agua con el zumo de medio limón).

Como las patacas son tan nudosas, es preferible hervirlas sin pelar en agua acidulada y pelarlas cuando estén frías. Una vez hervidas, la piel se desprende con mucha facilidad

Patacas o Aguaturmas – Comprar y Almacenar

La mejor época para las patacas es durante el invierno y a principios de la primavera. Son invariablemente muy nudosas,pero en la medida de lo posible procure comprar las que tengan menos nudos para aprovecharlas al máximo.

La piel tiene que ser de un color marrón claro sin manchas oscuras ni claras. Si se guardan en un lugar frio y sin luz pueden conservarse perfectamente unos 10 días

Patacas o Aguaturmas – Historia

Se cree que las patacas proceden de las regiones del centro de Estados Unidos y de Canadá, donde los indios americanos las cultivaban en el siglo Xv. De todos modos, muchos autores creen que provocan flatulencias, lo que ha reducido su popularidad.

Patacas o Aguaturmas – Introduccion

Las patacas, también llamadas aguaturmas o alcachofas de Jerusalén, están relacionadas con el girasol y no tienen nada que ver con Jerusalén. Una explicación de su nombre es que fueron bautizadas como girasoles de Jerusalem ya que sus flores, de color amarillo, giran siguiendo la dirección del sol.

Estos tubérculos pequeños y nudosos tienen un sabor maravillosamente peculiar y son excelentes como parte de la sopa Palestina, una receta popular clásica, Es tán deliciosas también asadas al horno o cocidas en su jugo.