Ajo – Preparación y Cocción

Primero separe los dientes de ajo de la cabeza y luego elimine la piel de los mismos. Para ello, puede escalfarlos con agua caliente, pero también puede hacer la con un cuchillo y hasta con la uña.

Cuando se parte un diente de ajo en sentido longitudinal aparece una yema en el centro, que a veceses de color verde. Algunas personas la descartan sea cual sea su color.

Los dientes de ajo son los pequeños gajos que forman los bulbos o cabezas y la mayoría de recetas especifican uno o más dientes de ajo.

(No use una cabeza entera cuando lo que dice la receta es un diente)

Los dientes de ajo se pueden majar con la hoja de un cuchillo o con un instrumento especial para prensarlos. El ajo chafado es más útil para cocinar porque su sabor se distribuye de un modo mucho más uniforme que cuando se usa entero o finamente picado(los sofritos son la excepción).

Prepare el ajo de acuerdo con la intensidad del sabor que requiera la receta: el ajo cortado a laminitas finas es más suave que el cortado a trocitos, que a su vez es más suave que el ajo majada, y por supuesto, la cocción reduce siempre la fuerza de su sabor.

Ajo – Comprar y Almacenar

Las cabezas de ajo deben ser firmes al tacto y redondas, con la piel de color claro. Es aconsejable evitar aquellos bulbos que empiezan a echar brotes.

Los bulbos de ajo se conservan bastante bien en un lugar frío y seco; si el ambiente es algo húmedo, echarán brotes fácilmente, pero si el ambiente es demasiado cálido los dientes de ajo pueden acabar convirtiéndose en un montón de polvo gris.

Ajo – Variedades

Hay muchas variedades de ajo, desde las más grandes,con cabezas “gigantes”, hasta las de bulbos muy pequeños. Su piel es apergaminada y puede ser de color blanco, rosa o morado. La diferencia de color no afecta al sabor, pero las ristras de cabezas de ajo grandes y de color morado son un hermoso adorno en muchas cocinas. Por norma general, cuanto más pequeña es la cabeza de ajo, más intenso suele ser el sabor de éste.

De todos modos, la mayoría de ajos que se venden en las tiendas no se clasifican por su forma o tamaño(excepto las cabezas gigantes), y se suele elegir lo que hay más a mano, ya se a en forma de dientes de ajo sueltos, en cabezas o en ristras. El ajo cultivado en regiones cálidas es el más fuerte de sabor, y cuando está en sazón tiene un sabor intenso y peculíar que lo hace indicado para consumír crudo en ensaladas o como ingrediente de vinagretas y aderezos.

Ajo – Nutricion

Sucede a menudo que cosas que durante mucho tiempo se han considerado como cuentos de vieja, la investigación científica acaba por demostrar que son ciertas. El ajo es un buen ejemplo de ello. Muchos expertos reconocen que tiene varias propiedades terapéuticas. La más significativa es que disminuye el nivel de colesterol de la sangre, ayudando a prevenir los infartos de miocardio.

El ajo crudo contiene asimismo un potente antibiótico y hay pruebas de que tiene efectos beneficiosos contra el cáncer y las embolias,y que intensifica la absorción de vitaminas. Muchos entusiastas del ajo lo consumenen forma de tabletas, aunque los devotos de verdad prefieren consumirlo al natural.

Ajo – Historia

Se sabe que el ajo fue cultivado por vez primera entorno al año 3200 antes de Cristo. Inscripciones y modelos de ajos encontrados en las pirámides del antiguo Egipto son un testimonio del hecho de que el ajo no solamente era un alimento importante sino que también tenía un significado ceremonial.

Tanto los griegos como los romanos creían que el ajo tenía cualidades mágicas. Los guerreros lo tomaban para aumentar su fuerza antes de la batalla, los dioses eran apaciguados con ofrendas a base de ajo, y seponían ristras de dientes de ajo en los cuellos de los recién nacidos para ahuyentar a los malos espíritus. Como vemos,la mitología de los vampiros tiene precedentes muy antiguos.

Los griegos y los romanos también usaban el ajo por sus cualidades terapéuticas. No solamente le atribuían propiedades afrodisíacas, sino que también creían que era bueno para los eccemas, el dolor de muelas y las mordeduras de serpiente. Aunque el ajo se fue introduciendo poco a poco por toda Europa -los arqueólogos han encontrado en un yacimiento de Irlanda unas vasijas llenas de mantequilla con ajo de entre 200 y aromatizada 300 años de antigüedad-,su popularidad actual se debe fundamentalmente
a la fama de las cocinas mediterránea, india y asiática, en las que el ajo desempeña un papel esencial.