Apio – Coccion y Empleo

Sirva el apio crudo cortado a rodajas finas en ensaladas, mezclado con crema de queso o crema agria.

El apio cocído en su propio jugo es muy sabroso. El apio tiene un sabor astringente muy característico que hace de él un excelente ingrediente para sopas y guisos.

Apio – Comprar y Almacenar

El apio blanco está en sazón durante los meses de invierno.Si es posible, compre apio “sucio” que no haya sido enjuagado. Tiene un sabor más agradable que la variedad inmaculada pero algo sosa que se vende en los supermercados. Procure comprar apio con las hojas verdes y de aspecto sano y los tallos rectos.

Si le faltan hojas o parte de los pedúnculos exteriores, es probable que sea viejo, por lo que es preferible evitarlo. EI apio se puede guardar durante varios días en el cajón de las verduras de la nevera. El apio que se haya quedado un poco mustio se puede revitalizar envolviéndolo con papel absorbente y poniéndolo de pie en un jarro con agua.

Apio – Preparacion

Si es necesario, lave el apio y separe los pedúnculos, recortando la base con un cuchillo afilado. Corte el tallo a rodajas finas o gruesas, según exija la receta. Cuando se sirve el apio crudo y entero, hay que descartar los “hilos” exteriores, tirando de ellos desde la base.

Apio – Variedades

La mayor parte de supermercados y verdulerías en función de la época del año, venden tanto apio verde como apio blanco, y nadie va a criticarle si no es capaz de distinguir la diferencia entre uno y otro.

Cuando el apio se deja crecer de forma natural, sus tallos son verdes. Pero acumulando tierra contra sus brotes, el apio se blanquea: los tallos quedan protegidos de la acción directa de la luz del sol y son más pálidos y blancos. Por consiguiente, el apio blanco está amenudo “sucio”, es decir, cubierto de restos de tierra, mientras que el apio verde suele estar más limpio.

El apio blanco, resistente a las heladas,se encuentra sólo en invierno. Es más tierno y menos amargo que el apio verde y se considera de superior calidad. El apio se considera un producto de invierno y se usa tradicionalmente entorno a las Navidades, para hacer rellenos y salsas con las que acompañar carne de pavo o jamón.

Apio – Introduccion

Hay quien dice que el simple acto de comer apio tiene un efecto adelgazante debido a que para masticarlo hay que quemar más calorías que las que contiene el propio apio.

Aunque es posible que sea algo insustancial, no por ello deja de tener el apio un sabor muy peculiar y característico, que hace de él un excelente aderezo para emplear en sopas y rellenos, aparte de un ingrediente útil para muchas
ensaladas.

El sabor astringente y la textura crujiente del apio contrasta perfectamente con otros ingredientes tipicos de ensalada, y es por lo que no puede faltar en una ensalada Waldorf o en una ensalada de aguacate con nueces.