Guisantes o Arverjas – Preparación y Cocción

Extraer guisantes de su vaina es una actividad muy relajante. Abra las vainas presionando y empuje los guisantes con el dedo pulgar para extraerlos. Los tirabeques y los gUisantes dulces solamente necesitan cortarse por los dos extremos.
La mejor forma de cocer los guisantes es hacerla con unas ramitas de menta en una olla con un poco de aguá hirviendo, o en una olla a presión, hasta que estén tiernos.
Otra forma de prepararlos es fundiendo un poco de mantequilla en una sartén, echando luego en ella los guisantes, cubriendo la sartén y dejándolos cocer a fuego lento durante 4 o 5 minutos.
Los guisantes mollares y los guisantes dulces se preparan de la misma manera, pero con tiempos de cocción algo más breves.

Guisantes o Arverjas – Variedades

Tirabeques:
Son unos guisantes que se comen enteros, de delicado sabor siempre que no estén excesivamente cocidos pues si no su textura se vuelve demasiado blanda. Dos formas alternativas de prepararlos son escaldados o fritos en sartén. También pueden consumirse crudos en ensalada.
Petit Pois:
Estos pequeños guisantes no son guisantes inmaduros, como su nombre francés parece indicar, si no que son una variedad enana. Los horticultores pueden cultivarlos por su cuenta, pero no se encuentran fácilmente en las tiendas, ya que los que se cultivan comercialmente
están pensados para congelarlos o enlatarlos.
Guisantes de Nieve o Guisantes Dulces:
Tienen el sabor característico de los guisantes frescos crudos, si bien son algo más dulces, más regordetes y muchísimo más fácíles de desvainar que los tirabeques.

Guisantes o Arverjas – Historia

Los guisantes son aún más antiguos que las habas, y existen pruebas arqueológicas de su cultivo sobre el año 5700 antes de Cristo.
Ricos en proteínas e hidratos de carbono, han sido durante mucho tiempo otro de los alimentos básicos de la humanidad, y se han consumido, frescos o secos, en forma de sopas y potajes. El puré de guisantes se menciona en una obra griega escrita el año 5 a.C. El budín de guisantes, cebolla y hierbas aromáticas, es un plato muy antiguo y aún muy popular, sobre todo en el norte de Inglaterra, donde es tradición comerlo con jamón u otros embutidos de cerdo.
Una de las primeras recetas en donde aparecen los guisantes se encuentra en Le Cuísíníer Franyaís, una obra que fue traducida al inglés y al castellano a mediados del siglo XVII, y se trata de los petit país ¿la franyaíse (guisantes a la francesa, es decir, cocidos con pequeños cogollos de lechuga), una receta muy popular actualmente en varios paises.

Guisantes o Arverjas – Introducción


Los guisantes frescos son deliciosos; trate de comerlos crudos, directamente extraídos de la vaina. Desgraciadamente, la temporada de los guisantes de huerto es muy corta, y los guisantes congelados no se pueden comparar con ellos ni en broma.

Si usted cultiva sus propios guisantes, podrá comer como un rey cada verano durante tres o cuatro semanas seguidas; sino podrá comprarlos en una buena verduleria, que podrá suministrarleguisantesde buena calidad durante los meses de verano.