Remolacha / Beterraga – Preparación y Cocción

Para cocer remolachas enteras, enjuáguelas con agua. Corte los tallos a 2,5cm de distancia por encima del tubérculo, y no corte la parte de la raíz ni la pele, si no quiere que su maravilloso color rojo oscuro se desvanezca.
Cuando sirva la remolacha cruda en ensaladas, o en recetas que exijan que se haya cortado a trozos o rallado, elimine antes la piel de la misma.
Para cocer remolachas al horno, colóquelas una vez limpias en una fuente con una tapa que cierre bien y añada 5 cucharadas soperas de agua. Ponga doble capa de papel de aluminio sobre la fuente antes de poner la tapa y luego ponga la fuente al horno durante 2 o 3 horas.
Compruebe de vez en cuando que el agua no se haya evaporado del todo y vea si la remolacha ya está cocida.
Se considera que ya está cocida cuando la piel empieza a arrugarse y puede extraerse fácílmente con los dedos.
Alternativamente, en una fuente envuelva la remolacha con doble capa de papel de aluminio y déjela cocer del modo arriba indicado. Para hervirla, prepárela igual que se ha explicado y déjela cocer a fuego lento durante unos 75 minutos.
HOJASDE REMOLACHA
La parte verde de la remolacha es comestible, con un alto contenido en vitaminas A y C, e incluso más hierro y calcio que las espinacas. Las hojas de remolacha son deliciosas, pero no es fácil encontrarlas, a menos que las cultive uno mismo. Si las encuentra puede hervirlas unos minutos, escurrirlas bien y servirlas rociadas con aceite de oliva y mantequilla.

Remolacha / Beterraga – Historia

La remolacha está estrechamente relacionada con la remolacha azucarera o betabel blanco y con la remolacha forrajera.
A medida que fue creciendo la demanda de azúcar en todo el mundo, y desde que se aprendió a extraer esta sustancia de la remolacha azucarera, la producción de azúcar de remolacha se convirtió en una importante industria en Gran Bretaña y Europa.
La remolacha forrajera se consumió en diversas partes de Europá y en Inglaterra en tiempos de hambruna, aunque básicamente se cultivaba, y de ahí su nombre, como pienso o forraje para el ganado.
De todos modos, la remolacha se consume seguramente desde la época de los romanos. A mediados del siglo XIX era un producto muy popular en Inglaterra y un famoso libro de cocina escrito por una tal Sra. Beeton contiene trece recetas en las que interviene la remolacha, entre las que destacan los buñuelos de remolacha y la mermelada de remolacha y zanahoria.

Remolacha / Beterraga – Introducción

La experiencia de comer remolacha empapada en vinagre ha alejado a muchas personas del consumo de este vegetal.
Pero aquellos a quienes les gusta saben que lo que hay que hacer es comprar la remolacha cruda y prepararla uno mismo.
Se puede servir de muchas formas diferentes: cocida al horno y acompañada con un poco de nata agria, cocida en su jugo y servida con una salsa cremosa, rallada en ensalada o para preparar la clásica sopa rusa borscht.