Cardos – Introduccion

Esta verdura, de tamaño impresionante, está estrechamente relacionada con la alcachofa y tiene un sabor estupendo, un cruce entre la alcachofa y el espárrago. Los cardos comestibles cultivados pueden superar los dos metros de altura, y una vez maduros, al igual que el apio, se van blanqueando a medida que crecen.

Este proceso implica envolver los tallos con papel de periódico y bolsas de plástico negras durante varias semanas, de modo que al arrancarlos a finales de otoño, antes de las heladas, los tallos sean de un color verde claro.

El cardo es una verdura popular en algunos países del sur de Europa, pero no tan común en otros sitios. En España, por ejemplo, es muy apreciado y a menudo se sirve escalfado y acompañado de castañas o nueces. Solamente se come el corazón y la parte interior del tallo.