Chirivias – Coccion

Las chirivías asadas quedan mucho mejor si se hierven ligeramente unos minutos antes de echarlas al guiso. Las chirivías muy jóvenes pueden asar, se enteras,pero las más grandes es mejor partirlas por la mitad o a cuartos en sentido longitudinal. Aselas con mantequilla o aceite durante unos 40 minutos en el horno precalentado a 200°C(Gas6).

Para hervir chirivías, córtelas a trozos y hiérvalas durante 20 minutos. Si se hierven lentamente mantienen s forma, aunque al añadirlas a una cazuela para hacer un guiso acaban deshaciéndose. No se preocupe por ello; las chirivías necesitan tiempos de cocción muy largos para que su sabor se mezcle con el de los demás ingredientes.

Chirivias – Preparacion

Las chirivías muy pequeñas apenas necesitan ser peladas; simplemente,corte las puntas y prepárelas según exija la receta. Las medianas o grandes tienen que pelarse. En este caso, también se descarta la parte leñosa central; si ésta se corta antes de la cocción, las chirivías se cuecen más rápida y homogéneamente.

Chirivias – Comprar y Almacenar

Las chirivías son un producto de invierno, aunque hoy están en el mercado todo el año.

Se dice que las mejores chirivías son las que se cosechan después de la primera helada, pero a muchas personas les encantan las chirivías más tiernas que se cosechan a principios del verano.

Cuando las compre elíja las pequeñas o medianas, pues las más grandes son bastante fibrosas.Tienen que ser firmes al tacto, un color marfileño claro y no tener raíces germinantes. Guárdelas en un lugar frío, una despensa, donde pueden mantenerse 8 o 10 días.

Chirivias – Historia

Los romanos ya cultivaban las chirivías y las empleaban en sus caldos y guisos. Tras conquistar la Galia y Bretaña,los romanos descubrieron que los tubérculos que se cultivaban en las regiones del norte tenían un sabor mejor que los del sur.

Seguramente fueron ellos quienes decretaron que lo mejor era comer las chirivías inmediatamente después de las primeras heladas. Durante toda la Alta y hasta principios de la Baja Edad Media,las chirivías fueron el principal tubérculo feculento que consumieron las clases populares(la patata todavía no había sido introducida).No solamente eran fáciles de cultivar, sino que constituían un magnífico alimento para los peores meses del invierno. También eran muy valoradas por su alto contenido en azúcar.

Las recetas dulces de chirivía en forma de mermeladas y postres se convirtieron en parte de la cocina inglesa tradicional, y se usó también comúnmente para elaborar vino y cerveza. El vino de chirivía, con su hermoso color dorado y su rico sabor a jerez, sigue siendo todavía uno de los más populares en ciertas regiones vinícolas.

Chirivias – Introduccion

Hay algo de anticuado en las chirivías. Evocan imágenes de noches frías de inviernos suavizadas por un apetitoso caldo caliente tomado frente al hogar donde crepitan unos leños de madera. Actualmente,las chirivías se encuentran en el mercado durante todo el año, pero muchas personas siguen relacionándolas invariablemente con el invierno y las utilizan sobretodo para transmitir su característico sabor a las sopas y los guisos.

Las chirivías (opastinacas) están relacionadas con las zanahorias; son igual de dulces pero tienen un sabor terroso muy peculiar que combina bastante bien con otros tubérculos y que mejora considerablemente con mezclado ajo y con otras especias.