Hinojo – Cocinar y Servir

El hinojo puede servirse crudo si se corta a rodajas muy finas y se adereza con una vinagreta ligera. En ensaladas su sabor contrasta muy bien con el de la manzana, el apio y otros ingredientes de textura crujiente.El hinojo también es excelente cocido en su propio jugo con cebolla, ajo y tomate.

Hinojo – Historia

El hinojo de Florencia solamente es popular en Inglaterra y otros países desde hace unos 20 años, aunque como verdura cultivada tiene una larga historia, pues ya era conocida por los antiguos egipcios, griegos y romanos. En Italia, el hinojo hace siglos que se consume; de hecho, muchas de las mejores recetas en las que interviene el hinojo proceden de Italia y de otros países de la cuenca mediterránea.

Hinojo – Preparacion

Si los bulbos de hinojo no son muy tiernos y jóvenes, conviene descartar la primera capa de la piel, y a úna sí puede resultar demasiado duro (en este caso se puede usar para hacer caldo). El hinojo puede cortarse a rodajas finas (si se corta verticalmente hacia abajo) o en forma de anillos, cortando el bulbo en sentido horizontal. Si se usa crudo en ensaladas, debe cortarse en trozos más bien pequeños.

Hinojo – Comprar y Almacenar

Siempre que sea posible, compre los bulbos muy tiernos.Tienen que estar limpios y muy blancos,y no presentar manchas en sus hojas, de aspecto algo correosopero de un vivo color verde. Se puede guardar dos días en el cajón de las verduras del frigorífico.

Hinojo – Introduccion

El hinojo es una verdura estrechamente relacionada con la hierba y la especia del mismo nombre. Se conoce indistintamente como hinojo de Florencia, hinojo dulce, finnocchio dolce o hinojo italiano. Al igual que la hierba,el hinojo de Florencia tiene un característico sabor anisado que combina bien con el sabor a pescado, por lo que se emplea comúnmente como guarnición en platos de pescado, igual que la hierba se emplea en caldos, sopas y salsas de pescado. Las hojas también son comestibles y pueden usarse en sopas y caldos o en forma de guarnición.