Champiñones de Campo – Historia

Los champiñones de campo son los parientes silvestres de los champiñones cultivados y, al ser cocidos, desprenden un maravilloso aroma. Los champiñones planos probablemente serán también cultivados y su sabor es excelente.

Los enterados afirman que sólo los champiñones silvestres tienen verdadero sabor, aunque muchos no están de acuerdo. Si usted conoce algún lugar donde crecen los champiñones, guarde bien el secreto(este consejo seguro que es inútil por que los buscadores de setas lo tienen como norma básica de conducta) y aproveche al máximo sus posibilidades.

Champiñones – Historia

En el pasado, los champiñones y otras muchas setas estaban estrechamente vinculados con lo sobrenatural, y todavía hoy su conexión con el lado misterioso de la vida no ha desaparecido del todo. Los anillos de hada -grupos de champiñones en forma de círculo- aparecen inexplicablemente de la noche a la mañana muchos campos y bosques, y según las leyendas las tormentas son un buen augurio para una espléndida cosecha de champiñones. Muchas clases de setas y hongos son o bien tóxicas y venenosas o bien alucinógenas, y en el pasado su veneno se destilaba y era destinado a toda clase de siniestros propósitos.
El uso de la palabra “champiñón” como sinónimo de “seta comestible” y el de “hongo” como sinónimo de “seta venenosa” no comestible, no tiene ninguna base científica, y no hay ninguna regla sencilla e infalible para distinguir unas de otras.
Recoger setas en el campo y en el bosque no es nada seguro, a menos que uno tenga los conocimientos necesarios para identificar los tipos comestibles y distinguirlos de los tóxicos. En Francia, en otoño, los buscadores de setas, llevan sus “capturas” a las farmacias locales para que las analicen y determinen si son o no comestibles.

Berros – Historia

El berro se ha estado cultivando durante miles de años y de hecho ya era conocido por los persas.

Existe una leyenda según la cual los persas tenían la costumbre de comer hojas de berro antes de hacer pan, y existen también otras referencias en la antigüedad en el sentido de que la gente consumía las hojas de berro juntamente con un trozo de pan.

Lechuga – Historia

Una característica de la lechuga que la distingue de todas las demás clases de verduras es que solamente es posible comprarla de una forma: fresca.
La lechuga se cultiva desde hace miles de años. En tiempos de los egipcios era una planta que se consagraba al dios de la fertilidad, ante cuyo altar se transportaban ceremoniosamente cajas llenas a rebosar de lechugas.
Por aquel entonces se consideraba a la lechuga como un poderoso afrodisíaco, aunque para los griegos y los romanos la planta tenia unas propiedades completamente opuestas; consideraban que tenía, efectos soporíficos.
Actualmente los químicos han confirmado que la lechuga contiene una sustancia hipnótica relacionada con los opiáceos, y en los libros de hierbas medicinales la lechuga se recomienda como un buen remedio contra el insomnio.

Pimientos – Historia

Uno de los objetivos de los viajes de Cristóbal Colón y los conquistadores era el de encontrar las mismas especias que Marco Polo había encontrado cien años antes en sus viajes al Lejano Oriente
En vez de las Indias, Colón descubrió América, y en vez de especias encontró maíz, patatas y tomates. Seguramente se dio cuenta, también, de que los nativos condimentaban su comida con pimientos molidos, y dado que era un producto picante, como la pimienta, es posible que condicionara la objetividad de su forma de ver las cosas.
A su regreso se llevó aquellos vegetales, los describió como pimientos y los presentó como más intensos de sabor que los del Cáucaso.

Berenjenas – Historia

Aunque las berenjenas son un miembro de la familia de las solanáceas, lo que las relaciona con las patatas, los tomates y los pimientos, el hecho es que no fueron descubiertas en el Nuevo Mundo.
La primera mención a su cultivo está registrada en China en el año 5 antes de Cristo, y se cree que en la India se consumian berenjenas desde mucho antes. Los árabes introdujeron la berenjena en España hace unos 1200 años, y desde entonces empezó a cultivarse extensamente en Anda lucía.
Es muy probable que también entonces la introdujeran en Italia y que desde alli se extendiera a diversas partes del sur y del este de Europa. A pesar de su popularidad en Europa, las berenjenas no se han vuelto populares en Inglaterra y los Estados Unidos hasta tiempos muy recientes; aunque varias generaciones de escritores gastronómicos conocían sus propiedades, solamente muy de vez en cuando daban recetas para cocinar con ellas.
Mientras, en el sur y en el este de Europa las berenjenas se han convertido en un producto muy apreciado, y hoy son uno de los vegetales más populares en el Mediterráneo Italia, Grecia y Turquía alardean de conocer más de cien maneras diferentes de cocinarlas. También son uno de los ingredientes básicos en la cocina del Oriente Medio y del Oriente Bajo.

Calabazas de Invierno – Historia

La tradición americana de comer calabaza el día de Acción de Gracias proviene de los iempos de los “Pilgrim Fathers“, los primeros colonos que se establecieron en Nueva Inglaterra y proclamaron ese día como día de oración y de agradecimiento a Dios por las cosechas.

La tradición primitiva era servir la calabaza con la parte del tallo cortada, sin pepitas, rellena de leche, miel y especias y cocida hasta que estaba tierna. La costumbre de comer calabaza el día de Acción de Gracias se ha mantenido, aunque hoy en día se prepara de otra forma: la pulpa de la calabaza hervida se convierte en puré y se utiliza como relleno de diferentes clases de tartas y empanadas.

Calabazas Verdes y de Verano – Historia

Las calabazas de agua, al igual que todas las demás calabazas de invierno y de verano son originarias de América. Las calabazas eran consumidas tradicionalmente porlos indios americanos junto con maíz y judías, y entre los iroqueses existe un mito en el que estos tres productos vegetales son representados como tres inseparables hermanas.
Aunque los primeros colonos y exploradores entraron sin duda en contacto con las calabazas, no se molestaron en lIevárselas consigo al volver a Europa, por lo que, en Inglaterra por ejemplo, la calabaza de agua fue desconocida hasta el siglo XIX.
Aunque una vez introducida se hizo rápidamente muy popular. En el famoso libro de recetas de la Señora Beeton aparecen ocho recetas en las que interviene la calabaza de agua, de la que se dice también que “es un producto cada vez más usado en nuestra cocina”. No se hace mención alguna de los calabacines, en cambio, que en realidad no eran más que calabazas de agua que todavía no habían alcanzado la madurez, como sabe cualquier horticultor aficionado.

Okra – Historia

La okra o quingombó es una planta originaria de Africa. Durante el siglo XVI, cuando muchos africanos fueron capturados por los españoles y conducidos como esclavos al Nuevo Mundo, se llevaron consigo las pocas cosas que pudieron transportar, entre ellas, diversas plantas y semillas guisantes, ñames… y quingombó.
Esta vaina con forma de farolillo llena de semillas en hilera, exuda al ser cocida un líquido mucilaginoso y pegajoso, y era muy popular no solamente por su sutil aroma si no por lo útil que era para espesar sopas y guisos.
La planta prosperó en el clima tropical y, a principios del siglo XIX, cuando el tráfico de esclavos fue finalmente abolido, el quingombó se había convertido en uno de los ingredientes importantes de la cocina caribeña y del sur de los Estados Unidos.
En Nueva Orleans y sus alrededores, los criollos, los nativos americanos descendíentes de los colonos europeos, adoptaron un plato popular de los indios nativos americanos llamado gumbo.
Una característica esencial de este famoso plato era su espesa y pegajosa consistencia. Los indios usaban para conseguirla las hojas secas machacadas de un árbol llamado sasafrás, y el quingombó fue muy bien recibido entre ellos como alternativa más satisfactoria para desempeñar esa misma función.
El gumbo es actualmente uno de los característicos aspectos de la cocina criolla, y en algunas partes de América, las palabras gumbo
y quingombó, se utilizan para referirse a la okra.

Maiz Tierno – Historia

En 1492, cuando Cristóbal Colón desembarcó en lo que hoy es Cuba, fue recibido por unos indígenas que le ofrecieron dos regalos como muestra de su hospitalidad: tabaco y algo que los indios llamaban maiz (Los ingleses empleaban la palabra “trigo” para referirse al alimento básico, de modo que cuando Colón y los que iban con él supieron que el maíz era el alimento básico de los indios, le aplicaron el sobrenombre de “trigo de los indios”.
El maíz se originó en América del Sur y ha tenido un significado enorme para los nativos de todo el continente americano, de quienes se ha dicho que vivieron y murieron por el maíz.
De hecho se referían al mismo de un modo tan enfático como para calificarlo de “la primera madre y el primer padre, la fuente de la vida”.
Además de ser el más importante de sus alimentos, el maíz tuvo también otros muchos usos. Usaban esta planta para construir cabañas y cercas, y también para hacer vestidos y decorarse el cuerpo.
Los aztecas celebraban ceremonias sobre el cultivo del maíz que incluían sacrificios humanos, y otras tribus tenían costumbres similares con las que pretendían aplacar al “dios del grano”.
Son numerosos los mitos y leyendas que giran entorno al maíz, y cada tribu cuenta una historia diferente, aunque el tema central de todas es el cultivo y recolección del maíz. Para antropólogos e historiadores, es un interesantísimo tema de estudio.