Ensalada de Frambuesas y Queso Feta

Porciones 10 | Tiempo de preparación 30min

Ingredientes:

1tz Almendras
2 Dientes de ajo picados
1Cdta de Miel
1Cdta de Mostaza de Dijon
¼ Vinagre de Frambuesa
2Cdas Vinagre Balsámico
2Cdas Azúcar Morena
1Tz Aceite Vegetal
1 Cabeza de Lechuga Romana (Desgarrada)
1 Pinta de Fresas frescas (Rodajas)
1Tz Queso Feta

Preparación:

En una sartén a fuego medio-alto, cocine las almendras revolviendo frecuentemente, hasta que estén ligeramente tostados. Retire del fuego y reservar.
En un tazón, preparar el aderezo batiendo los ajos, miel, mostaza de Dijon, vinagre de frambuesa, vinagre balsámico, el azúcar morena y aceite vegetal.
En un tazón grande, mezcle las almendras tostadas, lechuga romana, fresas y queso feta. Cubrir con el aderezo, y revuelva para servir.

Información Nutricional

Calorías: 378 | Grasa Total: 34.3g | Colesterol: 22mg

Ensalada de Fresas con Espinacas

Porciones 4 | Tiempo de preparación 1h 15min

Ingredientes:

2Cdas Semillas de Sésamo
1Cda Semillas de Amapola
1/2Tz Azúcar blanca
1/2Tz Aceite de Oliva
1/4Tz Vinagre blanco destilado
1/4Cdta Pimentón (Paprika)
1/4Cdta de salsa Worcestershire (Salsa Inglesa)
1Cda Cebolla picada
280gr. Espinacas frescas (Cortada en pedazos pequeños)
250gr. Fresas (limpias y en rodajas)
1/4tz. Almendras, peladas y rebanadas

Preparación:

En un tazón mediano, mezclar las semillas de sésamo, semillas de amapola, azúcar, aceite de oliva, el vinagre, el pimentón, la salsa inglesa y la cebolla. Cubra y póngalas a refrigerar por una hora.

Combine las espinacas, fresas y almendras en un tazón grande. Vierta el aderezo sobre la ensalada y revuelva.
*Refrigere 10 a 15 minutos antes de servir.

Información Nutricional:

Calorías: 491 | Grasa Total: 35.2g | Colesterol: 0mg

Ensalada de Pera con Queso Roquefort

Porciones 6 | Tiempo de Preparación 30min

Ingredientes:

1 Cabeza de Lechuga, cortada en pedazos pequeños
3 Peras (Peladas, sin corazón y picada)
150gm Queso Roquefort (Desmenuzado)
1 Aguacate (Pelado, sin semillas y cortada en cuadritos)
1/2tz Cebollas verdes en rodajas finas
1/4tz Azúcar blanca
1/2tz Nueces
1/3tz aceite de Oliva
3Cds Vinagre de vino tinto
1 1/2Cdtas Azúcar blanca
1 1/2Cdtas Mostaza preparada
1 diente de ajo, picado
1 / 2Cdta de sal
Pimienta negra molida al gusto

Preparación:

Colocar en una sartén con fuego medio 1/4 taza de azúcar con las nueces. Revolver hasta que el azúcar esté derretida y las nueces caramelizadas. Con cuidado colocar sobre un papel encerado la mezcla del azúcar con las nueces. Dejar enfriar y romper en pedazos.
Para el aderezo, mezclar el aceite, vinagre, azúcar, 1 1/2 cucharadita de café, mostaza, ajo picado, sal y pimienta.
En una fuente grande, colocar capas de lechuga, peras, queso azul, aguacate, y cebolla verde.
Vierta el aderezo sobre la ensalada, espolvorear con las nueces y sirva.

Información Nutricional:

Calorías: 426 | Grasa Total: 31.6g | Colesterol: 21mg

Chirivias – Historia

Los romanos ya cultivaban las chirivías y las empleaban en sus caldos y guisos. Tras conquistar la Galia y Bretaña,los romanos descubrieron que los tubérculos que se cultivaban en las regiones del norte tenían un sabor mejor que los del sur.

Seguramente fueron ellos quienes decretaron que lo mejor era comer las chirivías inmediatamente después de las primeras heladas. Durante toda la Alta y hasta principios de la Baja Edad Media,las chirivías fueron el principal tubérculo feculento que consumieron las clases populares(la patata todavía no había sido introducida).No solamente eran fáciles de cultivar, sino que constituían un magnífico alimento para los peores meses del invierno. También eran muy valoradas por su alto contenido en azúcar.

Las recetas dulces de chirivía en forma de mermeladas y postres se convirtieron en parte de la cocina inglesa tradicional, y se usó también comúnmente para elaborar vino y cerveza. El vino de chirivía, con su hermoso color dorado y su rico sabor a jerez, sigue siendo todavía uno de los más populares en ciertas regiones vinícolas.

Patatas – Historia

La patata es originaria de América del Sur. En la escuela aprendimos que Sir Walter Raleigh introdujo los tubérculos en Inglaterra desde Virginia, aunque ésto no ha convencido nunca a los historiadores pues la patata era totalmente desconocida en Norteamérica hasta el siglo XVIII. Ahora se cree que fue Sir Francis Drake quien la introdujo. En 1586, después de luchar contra los españoles en el Caribe, Drake se paró a recoger provisiones en Cartagena, en el norte de Colombia, y entre estas provisiones había tabaco y tubérculos de patata. De vuelta a casa se detuvo de nuevo en Roanoke Island, frente a las costas de Virginia. El primer grupo de colonos ingleses se habían establecido allí gracias al patrocinio de Sir Walter Raleigh, pero por aquel entonces ya estaban cansados de la experiencia Drake los llevó a Inglaterra con algunos de los hombres de Raleigh y, naturalmente, en las provisiones que llevaban consigo, había tubérculos de patata.

Al parecer las patatas fascinaron a lareina Isabel e intrigaron a los horticultores, pero no tuvieron éxito entre las clases populares. Los más acaudalados las consideraban un alimento insípido propio de las clases bajas. Muchas personas desconfiaban del hecho de que maduraran bajo tierra, creyendo que el diablo intervenía en el proceso. Los ministros presbiterianos de Escocia, advertían a sus parroquíanos que comer patatas era un acto impío pues no se mencionaban en la Biblia. A pesar de esta mala prensa inicial, el mérito de las patatas fue siendo reconocido poco a poco.A mediados del siglo XVII eran uno de los alimentos básicos en Irlanda, y en diversas partes de Europa reemplazaron al trigo como el cultivo más importante, tanto para las personas como para el ganado.En un antiguo libro inglés de cocina titulado Adam’s Luxury and Eve’s Cooker y hay más de veinte recetas diferentes con la patata como principal ingrediente. La primera mención registrada de la patata en América es de 1719, en London derry, New Hampshire. Pero no llegaron allí desde el sur, sino que las llevaron consigo los colonos irlandeses.La actual popularidad de las patatas se debe probablemente a un francés llamado Antoine-Auguste Parmentier, farmacéutico militar que vivió en la segunda mitad del siglo XVIII y que supo reconocer las virtudes de la patata, tanto por su versatilidad como por el hecho de que podía ser un magnífico alimento para los pobres, por lo que se propuso mejorar la imagen de este tubérculo. Persuadió a Luis XVI para que planta se ostentosamente
patatas en los jardines reales que rodeaban el palacio de Versalles para impresionar a los habitantes de París, siempre dispuestos a seguir las modas impuestas por la realeza.

Tambíén organizó un banquete en la corte en el que en todos y cada uno de los platos que se sirvieron intervenía la patata. Gradualmente, comer patatas se fue convirtiendo en algo chíc, primero entre los cortesanos franceses y más tarde entre todos los habitantes de Francia. Hoy, si en el nombre de una receta o de un menú aparece la palabra Parmentier, ello significa que uno de los ingredientes principales es la patata.

Hinojo – Historia

El hinojo de Florencia solamente es popular en Inglaterra y otros países desde hace unos 20 años, aunque como verdura cultivada tiene una larga historia, pues ya era conocida por los antiguos egipcios, griegos y romanos. En Italia, el hinojo hace siglos que se consume; de hecho, muchas de las mejores recetas en las que interviene el hinojo proceden de Italia y de otros países de la cuenca mediterránea.

Alcachofas – Historia

No se sabe con certeza si las alcachofas se consumían ya en la antigüedad. Aunque algunos escritores las mencionan, es posible que se refieran de hecho a una especie similar (Cynaracardunculus)parecida al cardo, que es la forma silvestre de la alcachofa.

Estos cardos crecen en muchos lugares del sur de Europa y, por lo que sabemos, el primer lugar donde se cultivaron la salcachofas fue en Italia.

De todos modos, Goethe no compartió el gusto de los italianos por ciertas verduras, y en su libro, Viaje a Italia, comenta:”aquí,los campesinos se comen hasta los cardos”, algo que no le parecía nada apetitoso.

Actualmente, las alcachofas se cultivan en todo el sur de Europa y en California. En Italia, en Francia y en España se comen las alcachofas cuando todavía son muy jóvenes, antes de que se hayan desarrollado completamente. Desgraciadamente, estas jóvenes exquisiteces no suelen exportarse, por lo que si tiene la oportunidad de visitar alguno de estos países no deje escapar la posibilidad de probarlas.

Tomates – Historia

Los tomates están relacionados con las patatas, las berenjenas y los pimientos dulces, y todos ellos son miembros de la familia de las Solanáceas. Algunas especies venenosas pertenecientes a esta familia pueden haber sido las causantes de que nuestros antepasados no comiesen tomates. De hecho, las hojas de las tomateras son tóxicas y pueden producir dolores de estómago muy fuertes.

Los tomates son originarios de las regiones más occidentales de América del Sur.

Durante el tiempo de la invasión española, en el siglo XVI, fueron ampliamente cultivados en toda América del Sur y en México. Hernán Cortés, el conquistador de los aztecas, mandó las primeras tomateras, una variedad que daba un fruto de color amarillo a España. De todos modos, una vez llegado el tomate a Europa, los europeos no se lanzaron sobre él como si fuera una “manzana de oro”.

Muchos horticultores ingleses empezaron a cultivarlos como plantas puramente ornamentales para embellecer sus jardines. España se considera el primer país en haber utilizado los tomates con finalidades gastronómicas, comiéndolos crudos o cocidos y aderezándolos con aceite y especias.

Tras ellos hicieron lo propio los italianos, pero en todas partes el tomate era mirado con suspicacia.Los primeros tomates rojos llegaron a Europa en el siglo XVIII, llevados a Italia por dos sacerdotes jesuitas. A partir de este momento fueron gradualmente aceptados en el norte de Europa, donde, a mediados del siglo XIX, se cultivaban ampliamente yy se comían semi crudos, cocidos o se usaban para hacer conservas.

Esparragos – Historia

Los antiguos griegos ya conocían los espárragos silvestres, pero no fue hasta tiempos romanos que empezaron a ser cultivados. Y ya entonces parece que eran muy valorados; sabemos que a Julio César le gustaba comerlos untados con mantequilla.

No disponemos registros del consumo de espárragos en Inglaterra hasta el siglo XVII. En el libro de recetas de la Sra. Beeton hay catorce dedicadas a los espárragos, y por los precios que cita, parece que este ya era un producto caro en tiempos victorianos.