Champiñones Kitaki – Introducción

En otro tipo de seta originaria del Japón. La variedad silvestre es de color marrón anaranjado con los sombrerillos brillantes, pero fuera del Japón solamente es posible encontrar la variedad cultivada, que es igualmente fina, pero con las cabezuelas muy pequeñas y de color más claro, a menudo blanco como la nieve.

Tienen un sabor agradablemente dulce, casi afrutado, En la cocina japonesa suelen añadirse a las ensaladas o usarse como guarnición, en sopas y platos calientes. Dado que se vuelven duros si se cuecen en exceso, hay que echarlos siempre a la sartén o a la cazuela en el último minuto de cocción.

Champiñones Shiitake – Introducción

Estas setas japonesas se encuentran disponibles en muchos supermercados actualmente. Forman parte de una variedad de champiñones que crecen en los árboles (llamados take en japonés; el shii se refiere al tipo de madera dura sobre el que se cultivan).

Tienen un sabor carnoso ligeramente ácido y una textura característicamente lisa, Los champiñones shiitake, aunque antes solamente era posible encontrarlos en las tiendas orientales, hoy en día se pueden comprar en muchos supermercados, A diferencia de los champiñones blancos, que pueden freírse sólo un poco, los shiitake tienen que freírse completamente, aunque incluso en este caso solamente se necesitan entre 3 y 5 minutos, Añadidos a platosfritos, aportan a los mismos su delicioso sabor y su textura.

Alternativamente, pueden freírse solos en aceite hasta que estén tiernos y servirlos rociándolos con unas gotas de aceite de sésamo y acompañados de salsa de saja.

Champiñones Ostra – Introducción

Los champiñones ostra son unas setas que tienen forma de oreja y que normalmente crecen sobre la madera que está podrida. Los sombrerillos, los tallos y las laminillas son de un mismo color, que puede variar y sergris, marrón, rosa o amarillo.

Actualmente, este tipo de champiñones son cultivados, aunque mucha gente sigue creyendo que son especies silvestres. Su sabor y textura son realmente deliciosos, al cocerlos que dan más blandos que los champiñones normales, pero parecen más sustanciales, y tienen algo más de consistencia.

Setas silvestres y otras setas – Introducción

La búsqueda de setas silvestres es un acontecimiento anual impresionante en gran parte del Este de Europa, Italia, Francia y España, y cada vez es más popular también en Inglaterra. Los franceses son seguramente los más entusiastas: en otoño, familias enteras se dirigen a lugares secretos que otros años les han dado buenos frutos para peinar el suelo en busca de setas y champiñones de varios tipos.

Muchas de estas setas se venden tambiénen los supermercados y verdulerías.

Berro de Invierno – Introducción

El berro de inviernoo berro de tierra se cultiva a menudo como una alternativa al berro de agua, cuando no hay cantidades suficientes de éste.

Se parece a una forma robusta del berro normal y de hecho tiene un sabor muy parecido, con un toque muy característico a pimienta. Se usa como ingrediente de sopas y ensaladas.

Berros – Introducción

Las hojas de berro son probablemente las que tienen un sabor más característico entre todas las hojas de ensalada, hasta el punto de que un puñado de berros es todo lo que se precisa para dar un poco de animación a una ensalada verde algo sosa de sabor.

Tiene un sabor a “crudo” muy peculiar, que recuerda algo a la pimienta al tiempo que es ligeramente picante, lo cual, junto al color verde brillante de sus hojas, hace de ellos uno de los ingredientes más populares para usar como guarnición.
Los berros, como su nombre completo sugiere (berro de agua)crece en el agua. Necesita cantidades abundantes de agua para prosperar y en realidad solamente se cría bien cerca de los manantiales de agua fresca en las colinas de caliza. Los primeros viveros de berros se cultivaron en Europa, pero en la actualidad es una verdura que se cultiva en todo el mundo.

Rabanos – Introducción

Los rábanos tienen un sabor que recuerda en cierto modo a la pimienta. La intensidad del mismo depende no sólo del tipo de rábano de que se trate, sino también del suelo en que haya sido cultivado. Los rábanos cosechados recientemente son los que tienen un sabor más intenso y una textura más crujiente.

Radicchio – Introducción

El radicchio o achicoria roja es una de las muchas variedades desarrolladas a partir de la achicoria silvestre. Tiene aspecto de lechuga pequeña, con las hojas de color rojo vino y unas nervaduras de color cremoso.
Su espléndido follaje se debe a que crece en la sombra. Si se cultiva completamente a oscuras sus hojas se vuelven de un color rosa marfil, y las que son expuestas a algo de luz pueden salir con unos matices verdosos o de color cobre.
Su sabor tiende a ser algo más amargo, pero contrasta muy bien con el sabor de la lechuga verde. El radicchio puede freírse o escalfarse, aunque sus hojas se vuelven de color verde oscuro al cocerlas. amargo. Lo mejor es servirlas juntas y aderezadas con una buena vinagreta que de algún modo suavice su fuerte sabor al tiempo que dé a la ensalada un “mordiente” especial.

Achicoria – Introducción

A finales del siglo XVIII, en Europa, la achicoria se cultivaba por sus raíces, que se utilizaban
para mezclarlas con el café.
Un belga llamado Brezier descubrió que las hojas blancas de la achicoria eran comestibles, pero mantuvo el secreto de su descubrimiento durante toda su vida. Después de su muerte, la achicoria se convirtió en una verdura muy popular, primero en Bélgica y más tarde en toda Europa.
Su nombre flamenco es witloof, que literalmente significa “hoja blanca”, y la característica palidez del color de sus hojas se debe a que es cultivada en la oscuridad: cuanto más clara es la hoja, menos amargo es su sabor.
La achicoria puede comerse cruda, aunque es frecuente cocerla, ya sea al horno, a la sartén o simplemente hervida. Para comerla cruda, se separan las hojas y se sirven con fruta como naranjas o uvas, que contrarrestan el sabor ligeramente amargo de la achicoria.

Endibias y Achicorias – Introducción

Endibias, achicorias y escarolas son especies relacionadas entre sí, y cuando las probamos una tras otra, es fácil detectar sus parecidos.
A veces incluso se intercambian sus nombres: la achicoria se denomina a menudo endibia belga o endibia francesa, y lo que los belgas y franceses denominan chicorée, en Inglaterra se conoce como endibia rizada.