Calabazas y otras Varierdades

Después de la invasión de los españoles, fue cultivada en amplias regiones tropicales.
El chayote es un fruto grande en forma de pera, con un gran hueso central y la piel color crema o verde claro.
Tiene un sabor poco definido, similar al de la calabaza de agua, y una textura algo más firme. Se usa con frecuencia en la cocina caribeña, básicamente como guarnición o para hacer soufflés. Otro uso frecuente es como ingrediente crudo en ensaladas.
Melón Amargo Chino:
Esta es una calabaza muy común en diversas partes de Asia, donde se la conoce por una verdadera miríada de denominaciones como calabaza amarga o pepino amargo, para citar
solamente dos. Son muy populares en toda Asia y se consumen cuando son muy jóvenes, aunque
resultan muy amargas, y en los países occidentales sólo se consumen muy raramente.
Tienen la piel verrugosa y espinosa. La piel es de color blanco cuando son jóvenes, pero cuando llevan ya un cierto tiempo en la tienda es probable que hayan madurado y sean verdes. Muchas recetas de origen chino sugieren partir estas calabazas por la mitad, extraer la pulpa y luego
cortarla a rodajas antes de hervirla, durante varios minutos, para reducir su amargor. Hecho
ésto pueden añadirse a las fritadas y a otros platos típicos orientales.
Lufa Lisa y Nervuda:
La lufa lisa o calabaza de estropajo es una de las plantas más extrañas que existen. Cuando es joven es comestible, aunque no es muy apreciada. Pero la verdad es que se cultiva casi exclusivamente para hacer esponjas y estropajos de baño. Las lufas, una vez maduras, se
arrancan de la planta y, tras despojarlas de su piel y de sus pepitas, se dejan secar. Así se van convirtiendo gradualmente en una especie de esqueleto fibroso, y poco después se las puede encontrar en los cuartos de baño del mundo entero.
La lufa nervuda se consume con mayor frecuencia, aunque también es comestible solamente
cuando es joven. Su sabor es algo parecido al de los calabacines y lo mejor es prepararlas del mismo modo que éstos, ya sea fritas con un poco de mantequilla o guisadas con tomate, ajo
y aceite.