Pimientos – Preparación y Cocción

Para preparar pimientos rellenos, se corta la parte del rabillo y se extrae la parte interior con el meollo y las semillas. El corazón y las semillas se extraen muy fácilmente cortando los pimientos por la mitad, a cuartos o a rodajas.
Son muchísimas las formas de cocción de los pimientos. Cortados a rodajas, pueden freirse con cebolla y ajo en aceite de oliva y guisarlos con tomate y hierbas aromáticas. Este es el procedimiento básico para hacer la ratatouille, a la que se le pueden añadir calabacines o también berenjenas. Los pimientos pueden asarse también con los ingredientes de la ratatouille o con cebollas y ajo. Se cortan a trozos grandes, se colocan en una fuente y se rocían con aceite de oliva, albahaca y otros condimentos. Se asan en el horno muy caliente (220°C, Gas 7)durante unos 30 minutos, y hay que ir dándoles la vuelta de vez en cuando. Los pimientos asados a la parrilla son un plato deliciosamente exquisito. Una vez asados se pueden pelar y añadirse a una ensalada.
Cómo Pelar Pimientos
Se cortan los pimientos a cuartos en sentido longitudinal y se asan en la parrilla, con la parte de la piel hacia arriba, hasta que la piel queda uniformemente chamuscada y cubierta de ampollas. Se colocan luego en una bolsa de plástico y se cierra ésta haciendo un nudo no muy fuerte. Se dejan en reposo unos cuantos minutos y luego se sacan de la bolsa. La piel puede extraerse entonces fácilmente.

Pimientos – Variedades

Tanto los pimientos como los chiles son miembros de la familia capsicum. Para distinguir entre sus diversas especies, se usan apelativos como los de pimientos dulces, pimientos campana e incluso pimentos morro de vaca.

Además, la gama de colores es muy variada: rojos, verdes, amarillos, blancos, naranja e incluso morado oscuro,casi negro. El color de un pimiento nos da algunas indicaciones acerca de su sabor. Los pimientos verdes son los menos maduros y tienen un fuerte sabor a “crudo”.
Los pimientos rojos son pimientos verdes madurados y son claramente más dulces.
Los pimientos amarillos/naranja tienen un sabor más o menos parecido al de los pimientos rojos, aunque talvez ligeramente menos dulce, y hay que tener un paladar bastante fino para detectar la diferencia.
Los pimientos negros tienen un sabor parecido a los pimientos verdes, pero una vez cocidos resultan algo decepcionantes por que se vuelven de color verde; asi que si uno decide comprarlos por la espectacularidad de su color, lo mejor es que los utilice crudos en ensaladas.
En Grecia y en varias partes del sur de Europa hay un tipo de pimientos largos y delgados, que tienen un sabor más dulce y picante que los de forma de campana, aunque ello talvez se deba a que se cultivan en el mismo lugar en que se consumen y en consecuencia suelen ser siempre más frescos que los importados.

Pimientos – Historia

Uno de los objetivos de los viajes de Cristóbal Colón y los conquistadores era el de encontrar las mismas especias que Marco Polo había encontrado cien años antes en sus viajes al Lejano Oriente
En vez de las Indias, Colón descubrió América, y en vez de especias encontró maíz, patatas y tomates. Seguramente se dio cuenta, también, de que los nativos condimentaban su comida con pimientos molidos, y dado que era un producto picante, como la pimienta, es posible que condicionara la objetividad de su forma de ver las cosas.
A su regreso se llevó aquellos vegetales, los describió como pimientos y los presentó como más intensos de sabor que los del Cáucaso.

Pimientos – Introducción

A pesar de la similitud del nombre, los pimientos nada tienen que ver con la especia llamada pimienta, aunque los antiguos exploradores pudieron haberse confundido al pensar que el fruto de la planta arbustiva tenía un parecido significativo con la especia que andaban buscando.

Trás más de 400 años de persistencia de aquel antiguo error, el nombre “pimiento” se ha impuesto definitivamente