Rabanos – Preparar y Servir

Los rábanos rojos basta lavarlos con agua. Luego pueden cortarse a rodajas finas o comerse enteros en ensaladas. Puede sacárseles mucho partido como base de una ensalada, cortados a trocitos y combinados con gajos de naranja y pulpas de nuez, unas hojas de oruga común y aderezados con una vinagreta de aceite de nuez.
Si usa rábanos orientales en platos fritos, córtelos a rodajas finas y échelos a la sartén al final de la cocción.